viernes, 30 de septiembre de 2011

SENTADA EN EL FILO


SENTADA EN EL FILO



A veces no soporto

el parpadeo de los cuchillos.

Entonces hago el amor,

me recuesto en un muro de algodón,

me oigo respirar.

La llaga duerme.

Los parásitos del cielo duermen

(y yo tarareo esa canción,

él estaba borracho

y no sabía

dónde había dejado sus ojos).



A veces me busco la muerte

en los cuchillos

(tengo uno clavado en el cerebro

que no me mata;

no se puede tocar

es como una paloma de humo,

como una flor vestida con una enagua de novia,

desnuda en el pensamiento,

tan virgen,

tan puta).



Sentada en el filo te pierdo

(entonces

nací para perderte

y la sangre es una broma

y el cuchillo me lo clavaste vos).




Sentada en el filo te suelto

(porque te conocí

cuando tenía hambre

y nadie me enseñó

a cuidarme de los relámpagos).

 
Arte: "Red", Martine Johanna


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario