martes, 20 de septiembre de 2011

PASADO


PASADO
 
 
Hay un saldo deudor sobre la ausencia,
 
números rojos
 
abiertos como llagas
 
en la entretela de una historia
 
que se murió de hastío,
 
y un apático gesto de mi cuerpo
 
pronunciándose en lo fugaz.
 
 
 
Decapitando farsas agotadas
 
me inscribo en los anales del olvido:
 
todo esto ha pasado ya.
 
La belleza aún pende de mi boca
 
como una oración sin esperanza
 
al borde del suicidio
 
-Padre, no apartes de mí el cáliz del amor,
 
aunque las lágrimas sean amargas…-.

 
 
 
Nadie sabrá jamás
 
cuánta herencia de lluvia
 
me dejaron sus manos
 
y cuánta inocencia,
 
partida y repartida,

fue un mendrugo

arrojado al paso de su sombra.









No hay comentarios:

Publicar un comentario