miércoles, 3 de agosto de 2011

MORTAL


MORTAL 



Mi carne y un gato.

Me dice que sí.

Me dice que no.

Es blanco.

Es negro.

Es una chispa de otoño en mi espinazo.

Sabe Dios qué se hizo

de mi urgida primavera.



Hay un tiempo para nacer,

un tiempo para morir

(y todo el tiempo para preguntarse por qué,

para qué).



Mis vísceras y un gato.

Se atan.

Se desatan.

Como él,

soy una bestia intransitable.

Me convulsiono,

me sacudo el atávico mandato:

ser canal,

ser origen.

Pero las sombras vuelven.

Otra copa de vino.

Un vestido demasiado corto.

¿Cómo ultimar el jardín?

¿Cómo aprender a ser

la mitad de mí misma?



El gato se escurre entre mis piernas.

La última apuesta de la sangre.

Sabía que era mortal.

Sabía.



Arte: WandaWulz


No hay comentarios:

Publicar un comentario