domingo, 10 de abril de 2011

LÍMITE


LÍMITE



Hoy, pues, es el día

en el  que la vela que se apaga

es una mujer.



No quiero que se culpe

a aquel antiguo amante

por este  crudo mutis por el foro.



Voy a poner en orden mis papeles,

a destruir, quizás, alguna carta.

Escribiré unas palabras sobrias

que oficien como testamento:

para mi amiga, la chalina rosa;

para mi hijo, esa fotografía

en la que estoy sonriendo

y no hay fantasmas velándome los ojos.

A nadie le dejo estas lágrimas.



Hoy, pues, es el día,

en el que la copa que se quiebra

es una mujer.



No quiero flores

ni aves enlutadas

graznando sobre mi boca rota.



Mañana alguien vendrá,

abrirá las ventanas,

vaciará los ceniceros,

barrerá los cristales

y no sabrá qué hacer con mis preguntas.




Finalista Poesía 10º Certamen Internacional de Poesía y Cuento Breve “Mis Escritos”, Ediciones Mis Escritos, Ciudad de Buenos Aires


No hay comentarios:

Publicar un comentario