sábado, 4 de junio de 2011

PALABRAS PARA LA CEREMONIA DE ENTREGA DE PREMIOS DEL 4º CERTAMEN DE POESÍA “MUJERES SILENCIADAS ARGENTINA RUBIERA”


PALABRAS PARA LA CEREMONIA DE ENTREGA DE PREMIOS DEL 4º CERTAMEN DE POESÍA “MUJERES SILENCIADAS ARGENTINA RUBIERA”

Mi nombre es Raquel Fernández. Nací en Buenos Aires, Argentina, en noviembre de 1967 y cursé mis estudios primarios en plena dictadura militar. Recuerdo, claramente, un slogan, en apariencia inofensivo, que nuestras maestras estaban obligadas a incluir en las clases que nos dictaban: “El silencio es salud”. Fue necesario conocer la realidad de esos días nefastos, mucho tiempo después, para comprender que ese silencio del que nos hablaban era un silencio funesto, un silencio que pretendía acallar las vidas y las muertes de miles de nuestros compatriotas.
Hace unos años llegó a mis manos un libro de poesía muy especial: recopilaba escritos de algunos de los detenidos-desaparecidos durante el Proceso de Reorganización Nacional que gobernó mi país entre 1976 y 1983. Entre los poemas que aparecían en el libro, me conmovieron, especialmente, los de Alcira Graciela Fidalgo Pizarro, una estudiante de derecho secuestrada en 1977, a los 28 años de edad. Fueron Alcira y el calvario de Alcira quienes inspiraron el poema “Rara”, que tan generosamente ha premiado el Colectivo Sociocultural de Mujeres Les Filanderes”. Pero Alcira es muchas y es todas. Todas las mujeres silenciadas a lo largo de la historia. Aquellas que necesitan de nuestras voces para decir, para poder seguir diciendo, para despojarse de esa invisibilidad a la que fueron brutalmente sometidas, de ese silencio que no es salud, nunca es salud.
Muchísimas gracias a todos los que hicieron posible este premio y mis más afectuosos saludos.


RAQUEL FERNÁNDEZ



Obra Pictórica: "Hope", George Frederick Watts
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario