miércoles, 25 de mayo de 2011

LA JAULA


LA JAULA

“No llegaré jamás al otro lado.”
Olga Orozco 



El pájaro se ha vuelto jaula, 

la risa se ha vuelto jaula,

la vida se ha vuelto jaula. 

Detrás de los barrotes acaricio 

mi factoría de sombras. 

Acatando las leyes del centinela bárbaro 

que  desgajó mis alas 

me convertí en un estorbo de huesos, 

en un zodíaco roto, 

en la espera inconclusa que no llueve 

sobre ningún retorno. 

Ya no recuerdo a la muchacha azul 

que le palmeaba las nalgas al verano. 

Ya no recuerdo a un hombre entre mis dedos, 

todo es una orgía de cerrojos, 

un emporio de agujas cenicientas 

enturbiando el fulgor de mis pupilas, 

una húmeda tristeza que no alcanza 

para arrancar de cuajo el hilo de la lluvia. 



Mi piel se ha vuelto jaula 

y el dolor es custodio 

de esa libertad que no principia. 

Detrás de los barrotes agasajo 

mi celo paralítico. 

No llegaré jamás del otro lado. 

El légamo del alma 

se pudre en el oprobio del gorjeo, 

en la vital angustia de la carne, 

en lo que pudo ser, pero no ha sido, 

y vuelve cada hora, 

como un reproche, un gemido o una duda 

y resucita mi pacto con el miedo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario