miércoles, 9 de marzo de 2011

PRÓRROGA


PRÓRROGA 



Hoy quiero

hacer el amor con alevosía. 

Dañarte. Dañarme. 

Mancharte. Mancharme. 

Refundar en tu cama 

la Abadía de Thelema. 



Quiero la prórroga de tu sangre espesa 

cociendo mi negra eucaristía, 

el horno donde un pan profano

 se parte en la boca del fuego. 



Quiero saber a qué huelen tus manos 

cuando deambulan 

por las esquinas rosadas de mi cuerpo, 

y beber del copón de tus milagros 

(Padre nuestro 

no me niegues el cielo 

de saberme su infierno). 



Mañana 

me morderé los puños, 

le cortaré la garganta a la esperanza 

y sabré

-por fin sabré- 

que no somos el uno para el otro.





No hay comentarios:

Publicar un comentario