martes, 15 de marzo de 2011

LO QUE SABEMOS


LO QUE SABEMOS



Él sabe: 

el cuerpo es la entelequia, 

la botella lacrada celebrando 

las horas dispersas. 

(Alguien la arroja al mar, 

alguien la estampa 

en la tela del agua). 



Él sabe: 

la carne es el acaso mezquino, 

el asombro de arena, 

el chorro de sangre que desmorona 

su rostro de recién nacido. 

(Su rostro de clepsidra herida). 



Se acerca sabiendo 

mi sexo vagabundo. 

Y el verano crece. 

(Cuando él se acerca). 



Yo sé: 

la espera no tiene 

suficientes pájaros vivos. 

El viento no llega.

El reloj fragmenta 

el pie cálido del nido. 

(Cuando él se va). 



Yo sé: 

la ausencia es  clausura. 

Las manos reinan, 

los dedos asumen 

la experiencia de palabra. 

(La palabra no se va, 

pero se van las manos).

  

Entonces 

él pierde su realidad. 


Yo lo disculpo: 

matar es sólo una costumbre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario