martes, 25 de enero de 2011

ELLA SIGUE


ELLA SIGUE 

A Frida Kahlo 



Se suceden 

una calavera de azúcar que dice muerte, 

(revalida pesadillas),

un nombre que no cabe en un vestido de niña, 

una niña desnuda que no deja de llover 

(y alguien que cree 

haberla encadenado). 



Se suceden 

un hombre encastrado en la idea 

(naturaleza viva: 

lengua,  saliva,  vello, sudor, 

el sitio inmenso de su pelo, 

el riesgo de la boca), 

una botella que estuvo 

flotando en su océano de piernas  locas 

(rotas) 

y la manía de invertir el hambre 

 en hoces y martillos. 



Se suceden 

el champagne en París,

el tequila en México, 

los gringos en Nueva York 

(la piel de una hembra asándose en su fuego; 

a nadie se le ocurre preguntar por el sexo de las mariposas, 

a nadie se le ocurre preguntar por qué 

hay pájaros enredados en su cuello). 



No se puede esquivar la eternidad. 



No hay treguas que mitiguen 

la humedad de ese cuerpo. 

Y ella sigue plantando 

(pintando) 

razones para sobrevivir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario