miércoles, 13 de enero de 2010

ENTONCES NOS ACORDAMOS


ENTONCES NOS ACORDAMOS 



Ocurre que, 

de vez en cuando, 

la muerte no viene en cuotas: 

la muerte viene al contado 

y se multiplica 

(pantagruélica, 

ávida, 

incesante, 

como una amante con las uñas demasiado largas).  

Ocurre que esas uñas de puta 

desgarran a  los otros.



Entonces nos acordamos.

  

Plantamos banderitas, 

regalamos corazones. 

Abrimos la boca muy grande 

(para comernos mejor el horror) 

y decimos: “¡Oh, oh, oh! 

¡Cómo me duele ese tipo 

que vive a cientos de kilómetros 

y a quien no tengo el gusto de conocer! 

¡Cómo me duelen el hambre,

y la mugre, 

y los escombros!”



Ocurre que, 

de vez en cuando, 

el dolor no se esconde: 

el dolor reniega del anonimato 

y se exhibe 

(obsceno, 

inconveniente, 

sicalíptico, 

como una amante con las medias rotas). 

Ocurre que esas medias de puta 

estrangulan a  los otros.



Entonces nos acordamos.



Pero es enero. 

Hay que preparar las valijas 

y llevar el perro a casa de mamá 

para que lo cuide durante nuestras vacaciones.

Hay que bajar cinco kilos en una semana 

para poder mostrar el culo tranquila en la playa. 

Hay que procurar un bronceado parejo. 

Y por ahí, jugarse alguna fichita en el Casino.



Entonces nos olvidamos.



  
 Arte: "Terremoto", Fernando Botero

No hay comentarios:

Publicar un comentario