sábado, 23 de mayo de 2009

HOMBRE RAPANUI


HOMBRE RAPANUI  

Tu piel es una isla,
montículo de tierra fecundado
con simiente divina. 

Tu piel es una isla desbordada
de sudor y rocío,
sazonada con cálidas especias,
con pimientas y atunes,
con presencias antiguas que subsisten
talladas en la piedra. 
  
Tu piel es una isla,
tus muslos son rocas poderosas
y me empuja el anhelo hacia tu boca
de guayaba soleada,
al volcán portentoso de tu grito,
al cántico tribal,
al masculino ademán de guerra.

Tu piel es una isla que adolezco;
nos separa el océano insalvable
       y la certeza de lo que no será nunca.       


Del poemario "Ojos que miran al cielo", Ediciones Amaru, 2007




No hay comentarios:

Publicar un comentario