viernes, 27 de febrero de 2009

TODO LO QUE VOY A HACER ANTES DE HACER LO QUE TENGO GANAS DE HACER


TODO LO QUE VOY A HACER ANTES DE HACER LO QUE TENGO GANAS DE HACER



Voy a escuchar un disco de “Los Beatles”, 

o a leer un librito de Stephen King, 

o a limarme las uñas. 

Voy a escribir un poema 

con palabras grandilocuentes 

(propedéutico, trebejo, megalómano) 

para sentirme un poquito mejor 

por ser tan sabia. 

O, mejor, 

voy a escribir un poema que nadie entienda, 

y le voy a enrostrar  a mis lectores 

su falta de sensibilidad. 

O, mejor todavía, 

voy a ser escandalosamente melosa: 

“Aquí estás, mi dulce amor,

tómame entre tus brazos…”



Voy a engordar la rutina 

comiendo bombones 

y mirando una estúpida novela en  televisión; 

he aquí la apoteosis del desamparo: 

una dama orillando los cuarenta 

comiendo bombones y mirando televisión 

(y sí, 

apoteosis es una palabra grandilocuente). 

Voy  a tejer un sweater, 

aunque no sé tejer, 

o a jugar con un gato,

o a tomarme el té a las tres,

a las cuatro y a las cinco, 

o a lustrarme las botas, 

o a refutar cualquier milagro a contramano.



Voy a masturbarme 

viendo “Nueve semanas y media” 

(yo quiero que me espose el Mickey Rourke del ’86, 

el del 2009 se lo dejo a mamá) 

o a vomitar con “El exorcista”.



En fin, 

voy a hacer cualquier cosa 

antes de volver a llamarte por teléfono.  




Arte:  Lesja Chernish

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario